LA LECTURA, SU IMPORTANCIA, UTILIDAD Y ENCANTO

 

¿Cómo sería posible no vivir en Macondo mientras estamos sumergidos en los días y noches de lluvia de Gabriel García Márquez? ¿quién no sentiría el cosquilleo de las mariposas amarillas mientras vivimos los “Cien años de soledad” que con su realismo mágico pueden transformar la percepción del tiempo y del espacio? Tal vez no sea magia pero sin duda hay encanto.

 

Más allá de lo maravilloso de introducirse en una historia está la posibilidad de ser partícipes de la creación de una obra mediante la interpretación que cada individuo  puede tener de ella. Es la lectura la que ofrece la posibilidad de que sea el leyente quien construye y a la vez adquiere información mientras se entretiene, se instruye, se forma y se engrandece.

 

¿Por qué renunciar a la posibilidad de dar rienda suelta a la imaginación? ¿por qué restringir la potencialidad de conocer a aquellos personajes y obras trascendentales? ¿por qué obviar las situaciones fantásticas o históricas que se encuentran plasmadas en los libros?

 

La lectura puede lograr que un mundo entero de creatividad sea el escenario en el que nuestros sueños y maneras independientes de elucidación creen universos a partir de los referentes más insólitos, eminentes e indefinibles. La riqueza que la lectura otorga puede llenar el cuerpo de sensaciones sublimes y también darnos la oportunidad de elegir según nuestras aptitudes y necesidades lo que queremos incluir a nuestro acervo, nos otorga la fortuna de construir el pensamiento, mediante procesos distintos en cada individuo, pero siempre siendo la lectura una incondicional guía dispuesta a conceder todo lo que está a su alcance.

 

El mejor amigo y la mejor compañía: EL LIBRO, útil para dar iniciativas, para crear disciplina, para hacer de la lectura un hábito enriquecedor, para otorgar dosis precisas e invaluables de saber, para tener la habilidad de compartir con quienes nos rodean los aprendizajes adquiridos, para ser una herramienta que construye pensamientos y refuerza ideologías, para corregir rutas, para tener un desempeño eficaz y un protagonismo en procesos de interpretación, para ser uno mismo el creador de su propia historia y para que la lectura sea una actividad no solo intelectual sino también lúdica.

Vanessa Padilla

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: